Dra. María José Naranjo Díaz    Dra. Soledad Sáenz Guirado    Dra. Ana Almodóvar

958 535 585
C/Neptuno 10, Bajo Granada
icde@icde.es

5 consejos para decirle adiós al acné

Cómo evitar el acné

El acné vulgar es la enfermedad cutánea más frecuente en países desarrollados. Suele comenzar durante la pubertad, simultáneamente a los cambios hormonales, y puede persistir hasta la edad adulta tardía. En torno al 80-90% de los adolescentes presentará algún tipo de lesión de acné, aunque sólo entre el 20-30% van a necesitar un tratamiento médico específico. Está aumentando el número de pacientes, especialmente mujeres, que presenta acné en la edad adulta, necesitando en muchas ocasiones tratamiento dermatológico continuado.

El acné es una erupción polimorfa (consta de distintos tipos de lesiones: comedones, pústulas, nódulos o quistes) que aparece fundamentalmente en la cara, aunque también puede afectar a la espalda, escote, cuero cabelludo… y que, según la intensidad de las lesiones, puede presentar distintos tipos de gravedad.

Se trata de una enfermedad multifactorial en la que intervienen factores hereditarios, hormonales, ambientales… También las posibilidades terapéuticas son múltiples, incluyendo medidas higiénicas, fármacos tópicos y en ocasiones tratamientos orales de varios meses de duración, para evitar las posibles cicatrices residuales que deja en ocasiones esta enfermedad, y que son de muy difícil resolución. Por todo esto hay que desechar la idea de que el acné es una “enfermedad de la juventud” y que curará sola a medida que pase el tiempo, debemos ocuparnos de ella en cuanto aparezcan los primeros signos visibles. Desde ICDE os proponemos unos consejos sencillos para prevenir la aparición de los temidos “granos” y para evitar que estos vayan a más cuando ya han aparecido.

  1. Medidas higiénicas

Lávate la cara dos veces al día, es necesario hacerlo con agua y jabón para eliminar adecuadamente todo tipo de impurezas. En el mercado se comercializan muchos productos específicos con sustancias sebo-reguladoras y tratantes que agilizan el proceso.

Es importante desmaquillarse todos los días, evitando toallitas desmaquillantes, leches limpiadoras, etc.: la piel grasa requiere agua y jabón, siempre. Igualmente importante es evitar ocluir la zona afectada por el acné con flequillos, cintas para el pelo, etc… La piel debe estar al aire para que los poros no se obturen.

  1. No manipular las lesiones

No debes tocar tus “granos”, porque si los haces aumentas el riego de cicatrices y prolongas la duración del proceso, con mas irritación e inflamación. Existen productos comercializados específicos para “secar” antes las lesiones de acné, incluso algunos vienen en forma de stick (barra) para mayor comodidad. Es preferible usar alguno de ellos antes de eliminar los “granos” por nuestra cuenta.

  1. Dieta Mediterránea

Los únicos alimentos que producen acné y que por lo tanto debemos evitar son todos aquellos que contienen grasas saturadas: chocolate con leche, bollería industrial,  comida procesada, fast food. La dieta Mediterránea es una aliada en la lucha contra el acné, y los tan temidos frutos secos, muy ricos en grasas poliinsaturadas, también nos pueden ayudar a tener una piel más lisa.

  1. Cosméticos adecuados

Si padeces acné o tienes tendencia a ello debes ser muy cuidadoso con los cosméticos que uses a diario. Todos deben ser libres de grasas y adecuados para tu tipo de piel. Lee detenidamente las etiquetas y envoltorios donde tiene que estar indicado: oil free (libre de aceites), “no comedogénico” (productos que no bloquean los poros que pueden convertirse en comedones -espinillas-), “indicado para pieles acnéicas”… Si tienes dudas, consulta antes de hacerte con uno de ellos para asegurarte de que no va a perjudicar a tu piel.

  1. Acude a tu dermatólogo

Estos consejos son básicos para mejorar el acné, pero pueden no ser suficientes; si, a pesar de llevarlos a cabo, continúas con lesiones, es probable que necesites algún tratamiento específico.

No olvides que el acné es una enfermedad de la piel, no la padece todo el mundo solo por ser adolescente, en ocasiones pone de manifiesto otras enfermedades importantes, deja cicatrices de difícil resolución y, sobre todo, tiene tratamiento, y este es sencillo, seguro y eficaz, tan solo tienes que ponerte en manos de tu especialista.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *