Dra. María José Naranjo Díaz    Dra. Soledad Sáenz Guirado    Dra. Ana Almodóvar

958 535 585
C/Neptuno 10, Bajo Granada
icde@icde.es

Hiperhidrosis

La sudoración excesiva o hiperhidrosis afecta casi al 3% de la población y puede conllevar una disminución de la calidad de vida, perjudicando las relaciones sociales y las actividades profesionales, e incluso llevando al paciente a una situación de fobia social.

La causa de la hiperhidrosis se desconoce. Suele aparecer en la edad infantil, generando un empeoramiento hacia la pubertad, para luego disminuir en edades avanzadas. Toda hiperhidrosis puede acentuarse por motivos emocionales, el efecto térmico y ciertos estímulos. Además, la humedad excesiva puede provocar también la maceración de la piel y secundariamente infecciones cutáneas o mal olor.

Actualmente disponemos de varios tratamientos de tipo médico y quirúrgico, dependiendo de la gravedad del cuadro:

– Existen tratamientos tópicos de aplicación local, como los antitranspirantes que habitualmente contienen sales de aluminio.

– El método llamado iontoforesis, que requiere la compra de un aparato especial y un control médico adecuado, que después de usado durante un cierto tiempo puede reducir la cantidad de sudor.

– En los últimos años diferentes estudios han ido mostrando la eficacia del tratamiento oral con anticolinérgicos. Estos fármacos pueden considerarse de 1.a o 2.a línea (tras los antitranspirantes) y en cualquier caso, y pueden combinarse con otros con el objeto de lograr un mejor control de la sudoración en determinadas áreas corporales, o ante determinadas situaciones.

– Actualmente también disponemos de la toxina botulínica, un tratamiento eficaz para controlar la hiperhidrosis. Aparece como una opción intermedia entre el tratamiento conservador y la cirugía, habiendo revolucionado el tratamiento de algunas formas focales de hiperhidrosis, sobre todo en axilas y palmas de manos. El procedimiento se realiza habitualmente con anestesia y la duración del efecto conseguido es variable, oscilando entre 6-8 meses. Se puede repetir el tratamiento pasado este tiempo, siempre que sea necesario.

– Y por último, en los casos más graves, otra posibilidad es la intervención quirúrgica, que consiste en eliminar unos nervios a la altura de la columna.

La hiperhidrosis por tanto cuenta con un arsenal terapéutico variado. ICDE Instituto Clínico de Dermatología y Estética pone a su disposición estas alternativas, realizando un tratamiento individualizado con el objetivo de mejorar la calidad de vida de sus pacientes.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *