Láser Vascular: Cuperosis Facial y Angiomas

La cuperosis consiste en la presencia constante de un tono rosáceo de la piel de la cara. Puede ir desde exclusivamente una piel más rosa de lo normal hasta la aparición de pequeñas venas que se trasparentan en la piel, evidenciándose de manera muy clara el trayecto de los vasos. Los angiomas son malformaciones presentes o no en el momento del nacimiento, de tamaño variable que pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo. Son lesiones de color rojo vinoso, que la mayoría de la veces suponen un defecto estético importante.

Actualmente la tecnología láser es la mejor opción para el tratamiento de los angiomas o puntos rubíes, cuperosis, “spiders” o arañas vasculares porque coagula de manera selectiva los capilares dilatados, sin dañar la piel, consiguiendo en la mayoría de los casos la desaparición completa de la lesión.

El tratamiento dura escasos minutos en las lesiones más pequeñas, pero puede prolongarse hasta una hora en lesiones más grandes o cuando se tratan numerosos angiomas. Inmediatamente después el paciente puede maquillarse y realizar una vida normal. Normalmente se necesitan varias sesiones para tratar dichas venitas.

Si la cuperosis está asociada a granitos se denomina rosácea y requieren además tratamiento médico asociado.

Existen diferentes láseres vasculares para el tratamiento de cada uno de estos tipos de lesiones (Candela V-beamDiolite KTP-532Nd-Yag-Lyra). En nuestra consulta disponemos de un láser de ND:YAg de última generación que permite el tratamiento de todas esta lesiones con un escaso número de sesiones.

Estas técnicas se aplican sin necesidad de anestesia. Posteriormente, puede existir ligera inflamación o presentar hematoma transitorio y muy raramente presentar costras.

Posteriormente, se recomienda la aplicación de una crema con antibiótico y antinflamatorio unos días y no se prohíbe el uso del maquillaje. Además es importante que el paciente no esté moreno y que no se exponga al sol en las semanas posteriores.

ICDE informa:

La salud de todos nuestros pacientes y del propio equipo que forman ICDE es nuestra responsabilidad y prioridad. Siempre.

Por eso, ante la situación actual provocada por la pandemia del COVID-19, y como profesionales sanitarios, a pesar de la posibilidad de permanecer abiertos hemos decidido cerrar nuestra clínica hasta el próximo 30 de marzo y hasta nueva orden.

Por responsabilidad y como medida para frenar el aumento de contagios. Porque a pesar de instaurar todas las medidas de sanitarias que tenemos a nuestro alcance, debemos velar por vuestra seguridad y bienestar.

Nuestro teléfono de atención 958 53 55 85 permanecerá operativo para atender URGENCIAS y resolver cualquier duda.

Permaneceremos atentas a la evolución de la situación y os iremos informando periódicamente de cualquier cambio que pudiera haber. En los próximos días tomaremos las decisiones que creamos oportunas, siempre para garantizar vuestra seguridad y la de todo el equipo.

Esperamos que entre todos podamos resolver esta crisis cuanto antes y salir de ella en el menor tiempo posible. Gracias por vuestro apoyo y comprensión.

Nosotras nos quedamos en casa #yomequedoencasa #quedateencasa